• Cumbres Borrascosas » Emily Brontë • Ciudades de papel » John Green • Hush, Hush » Becca Fitzpatrick • Posdata: te quiero » Cecelia Ahern • Carrie » Sthepen King • Estudio en escarlata » Arthur Conan Doyle • Buscando a Alaska » John Green • Crescendo » Becca Fitzpatrick • Cronica de una muerte anunciada » Gabriel García Marquez • Cazadores de sombra: Ciudad de hueso » Cassandra Clare • Ana Karenina » León Tolstoi {actual}
Hi, I'm Victoria Grenz, mejor Viqqi, tengo 22 años, me fascina escribir, diseñar, crear e inventar. Estudio diseño de indumentaria. Escribo novelas y diseño páginas webs. Adoro Harry Potter. Uno de mis autores favoritos es Nicholas Sparks, adoro 'En nombre del amor'. Me gustan los libros de Alyson Noël y P. C., Kristin Cast, Tracey Garvis Graves, Jane Austen, Jonh Katzenbach, Suzanne Collins.. Lloro cuantas veces veo Titanic. Adicta a las series; PLL, La ley & el Orden, Revenge, The Flash, The Middle, Girls, Arrow, TVD, GLEE, Once Upon A Time, Downton Abbey, Revolution, Ravensood, New Girl, Under the dome, y muchas más! Escucho a los Jonas Brothers, Miley Cyrus, Taylor Swift, Maroon 5, One Republic, The Fray, Imagine Dragons, etc. Creo que ya es mucho, espero que disfruten leyendo mis novelas, siempre he querido cmpartir historias con el mundo, historias que no suelen pasarme pero que en mi imaginación aparecen, sin más los invito a leer mis novelas y que las comenten! :)


21 / 100 books. 21% done!
> Nombre » Lastwrittenwords
> Creación » 15.07.2010
> Webmiss » Viqqi
> Contactame » victoria.gz@hotmail.com
> Diseño por » ParanoidDesigns
> Contador online » contador usuarios online


Romeo y Julieta
0 Comentarios entrada de Viqqi.- Publicado el domingo, 29 de diciembre de 2013

Los placeres violentos terminan en la violencia, leía una y otra vez interpretando las palabras. La frase, me parecía muy real. Alcé la vista al cielo, al sol que se hundía sobre el mar dando paso a la noche, suspirando a la vez. Volví a leer las palabras en el libro, sintiendo como retumbaban en mi cabeza.
Marqué la página en el libro con el sobre, mientras sostenía entre mis dedos ahora la carta que antes estuvo dentro de dicho sobre. Ya me sabía de memoria lo que expresaba la carta pero no me importaba.
Solo con leer sus palabras sentía que otra vez lo tenía junto a mí. Que otra vez volvíamos a ser dos. Sus palabras sonaban en mi cabeza al igual que la frase, sentía que las dos me gritaban, haciendo que fueran lo único en que pensar.
Sus palabras, la frase.
Lo único que tenía de él ahora, lo único que tendría de él.
Después de releer otra vez la carta, la guardé en el sobre y éste en el libro. Me levanté del muelle y caminé con paso lento y pesado devuelta a mi casa. Vivía sola en una cabaña cerca del río y lejos de la ciudad.
Al entrar dejé el libro sobre la mesa y fui directo a la cocina a prepararme un café. Pensaba en todo y nada a la vez, no entendía como había llegado a esto.
Busqué en mi teléfono, nada. Miré mi computadora, nada. Ni una señal. Se había ido sin más y ahora estaba sola, llorando su ausencia.
Otra vez las lágrimas recorrían mi mejilla, como lo había hecho toda la semana, todas las noches en vela, cada momento en que había leído y releído su carta, su carta de despedida.
Con el café en la mano caminé a mi habitación para acostarme en la cama, mirando la luna esperando que el sueño me llevara a un mundo en que todo podía cambiar, en el que él podía regresar.
El sol se alzaba sobre el cielo, iluminando todo a su paso. Corrí un mechón de mi pelo de sobre mis ojos para poder observarlo todo. Acaricié la tapa del libro aterciopelada, respirando profundamente. Todos los días era la misma rutina, me pasaba horas frente al río hasta darme cuenta de que ese no era el día, y resignándome a la espera me disponía a sobre llevar mi vida.
Me levanté con mi libro en mano como la noche anterior y me giré sobre mi misma, no sin antes observar el río. Una vez que estuve mirando la cabaña caí en la cuenta de que algo había cambiado en la escena, me volví con un ápice de esperanza.
Pude ver en el horizonte que algo se acercaba al muelle. Sosteniendo el libro y la carta fuertemente contra mi pecho, deseé que fuera verdad. Los segundos a pesar de ser siempre los mismos no pasaban para mí, el destino jugaba conmigo, desentiendo todo en su camino.
Por fin pude confirmar que era verdad lo que mi mente me decía una y otra vez, no es verdad. Esa carta es ilusoria, me decía mi subconsciente.
Pude verlo sobre su velero, su enorme velero que en ese momento me parecía ínfimo, al lado de lo que él lo era para mí. Llevaba una sonrisa en su rostro, una sonrisa de culpa y perdón.
Una sonrisa que lo decía todo.
Cada vez estaba más cerca del muelle, de mí, de un nosotros.
El nosotros que yo conocía, el nosotros que nunca olvidaría.
Sin soportar más la espera, solté mi libro sobre las maderas del muelle y me lancé al agua, sin más. Nadando con todas mis fuerzas para poder llegar con él.
A mitad de camino sentí que unos brazos me sujetaban con fuerza y unos labios presionaban contra los míos de igual manera, en un beso voraz.
- Perdón – escuché de sus labios cuando me dejo respirar – todo es culpa mía.
- No hay nada que perdonar – sentencié – tu eres mi Romeo, y nadie nos separara nunca, no permitas que las palabras ajenas consigan arruinar lo que el destino escribió para nosotros.
- No temas Julieta, que mis oídos han quedado sordos para toda voz que no sea la tuya. Nuestro amor es el único que escucho. Y eres tú la dueña de mi alma, no accedas a que todo termine así, no dejes que te abandone, no dejes que te olvide, porque eres la única persona que ame en mi vida.

#Un libro abiertoo. . .     Viqqi@

Etiquetas:

Publicar un comentario


















<< LastWrittenWords >> All Rights Reserved © [2011-2012] || Code & design by Paranoiddesigns
Copyright © · All Rights Reserved ·
eXTReMe Tracker